Textos de Formación Política Nº 2 ¿Cómo se desarrolla la sociedad?

TEXTOS DE FORMACIÓN POLÍTICA
Entrega Nº 2
CÓMO SE DESARROLLA LA SOCIEDAD

La historia de la humanidad es compleja y multifacética: revoluciones, insurrecciones, golpes de Estado, guerras sangrientas, lucha ideológica, retahila interminable de hechos históricos. ¿Cómo discernir estos acontecimientos tan disímiles unos de los otros? ¿Se deben a razones lógicas o son juguetes del azar?

A estas cuestiones responde la teoría marxista relativa a las leyes del desarrollo de la humanidad: el materialismo histórico. Nos permite entender la compleja red de fenómenos sociales, destacando entre ellos lo más importante y sustancial.

I. CONCEPCIÓN MATERIALISTA DE LA HISTORIA. LA VIDA DE LA SOCIEDAD Y SU CONCIENCIA

La historia de la sociedad se distingue sustancialmente del desarrollo de la natu-raleza. En ésta no hay fuerzas conscientes y el desarrollo transcurre espontáneamente. Muy distinto sucede en la sociedad. Aquí obran personas dotadas de conciencia y voluntad. Se plantean determinados objetivos y tratan de alcanzarlos. Surge la ilusión de que la conciencia, las ideas, los fines determinan la vida social.

En realidad esto no es así. Para vivir, el hombre debe satisfacer sus necesidades materiales de alimentos, vestido, calzado, vivienda, etc. Quiéralo o no, estas necesidades le obligan a entrar en determinadas relaciones con la naturaleza y con otros hombres: labora los campos, construye viviendas, cose prendas de vestir, fabrica instrumentos de producción, cambia los productos de su trabajo. Todo esto constituye la vida material de los hombres, su existencia social, que tiene sus leyes, independientes de las ideas y teorías que rigen la sociedad.
El contenido esencial de la existencia social es el trabajo: éste crea todo lo que necesita el hombre para vivir.

Los hombres no podrían dedicarse a la ciencia, la política, las artes, crear doctrinas filosóficas y teorías políticas, si no satisfacen sus necesidades materiales mediante la producción. De aquí se deduce que la existencia social de las personas configura su conciencia. (El ser social determina la conciencia social).-

¿A qué se debe que en una sola sociedad existan con frecuencia las más diversas teorías y criterios sociales? Bajo el capitalismo, por ejemplo, existen dos ideologías: la burguesa y la socialista. La primera defiende la estructura capitalista, expresa los intereses de la clase capitalista en el seno de la sociedad burguesa. Los capitalistas explotan a los obreros; todo el poder está en sus manos, disfrutan de todos los bienes de la vida. Es natural que las teorías que expresan sus intereses, proclamen al capitalismo como la cima de la justicia y la perfección.

Por el contrario, la ideología socialista refleja la situación humillante del proletariado. Investiga las leyes del desarrollo del capitalismo, formula las tareas revolucionarias de la lucha de clase del proletariado, fija las vías y determina los medios para acabar con el capitalismo y pasar al socialismo.

Toda teoría social, sin excepción, enraiza siempre en la existencia social, en las condiciones materiales en que vive la sociedad. De aquí se desprende la conclusión siguiente: la base del desarrollo social no hay que buscarla en la conciencia de las gentes, sino en su existencia social, en el desarrollo de la producción de bienes materiales.

FUERZAS PRODUCTIVAS Y RELACIONES DE PRODUCCIÓN

En primer lugar vamos a establecer de qué elementos consta la producción.
Para producir, es necesario un material de partida, del que se fabrican las cosas que necesita el hombre. Estas materias son: madera, carbón, petróleo, plomo, cobre, Salitre, mineral de hierro. etc., o sea, el objeto que sufre la acción del trabajo del hombre, es decir el objeto del trabajo.

El trabajo más sencillo, el hombre lo realiza con ayuda del martillo, un machete o pala. Para organizar la producción moderna se requieren máquinas-herramientas. Mecanismos e instrumentos. Todos esos objetos con los que las gentes actúan sobre los objetos de trabajo, valiéndose de fuerzas mecánicas, físicas u otras, se llaman instrumentos de producción. Aparte de éstos, la producción necesita edificios para las empresas, almacenes, fuentes de energía, vías férreas, líneas para el transporte de electricidad, etc. Todo esto, junto con los instrumentos de producción, constituyen los medios de trabajo. Los objetos y los medios de trabajo forman, en conjunto, los medios de producción, es decir, la totalidad de condiciones materiales sin las que es imposible la producción.

Por último, la producción requiere el trabajo de los hombres. Sin el hombre las máquinas serían objetos inertes, ellas solas no podrían producir bienes materiales. Los trabajadores, el productor de los bienes materiales, es el elemento más importante de la producción.

Los medios de producción y las personas dotadas de los conocimientos y experiencias necesarios, para ponerlos en movimiento, forman las fuerzan productivas. Estas expresan la relación existente entre la sociedad y la naturaleza. El nivel de desarrollo de las fuerzas productivas refleja el grado de dominio del hombre sobre la naturaleza.

Individualmente, es imposible la producción de bienes materiales. Si hubiese un ermitaño que quisiera aislarse de la sociedad y producir todos los medios de existencia que necesita, tendría que valerse de instrumentos de producción, creados y perfeccionados por la sociedad, tendría que utilizar las experiencias y conocimientos acumulados por muchas generaciones. Los medios de trabajo, la experiencia y el producto del trabajo son resultado de la actividad conjunta de los hombres, en la que éstos con-traen inevitablemente determinadas relaciones de producción.

¿Qué son las relaciones de producción? Por la historia sabemos que en la sociedad primitiva todos los miembros de la comunidad tenían la misma posición en la producción social: en común se procuraban los medios de subsistencia, se prestaban mutuamente ayuda y apoyo, por partes iguales se repartían los bienes que producían. ¿Por qué? Pues porque los medios de producción pertenecían a todos los miembros de la sociedad.

Otras relaciones muy distintas existen bajo la esclavitud, el feudalismo y el capitalismo. Distintos grupos de gentes ocupan distintas posiciones en la producción social: unos explotan a otros. El producto del trabajo se reparte desigualmente. Un puñado de explotadores se apropia de la mayor parte de los bienes materiales producidos, mientras que las clases oprimidas sufren miseria y privaciones. Por ejemplo, la mitad de la población de América Latina cuenta en promedio, por habitante, con una renta anual de 120 dólares, mientras que el 5% de la población, 2.600 dólares. Hay en el continente más de 3 mil millonarios; además, unas 30 ó 40 familias tienen fortunas de más de 100 millones de dólares. Lo único que les queda a las masas trabajadoras de América Latina es el hambre y la miseria. De cada cuatro personas una no tiene tra-bajo. En total, 25 millones de parados. El 80% de la población viven en casas que care-cen de las comodidades más elementales. 50 millones de personas son analfabetas.

¿Cómo explicar tal situación? Pues muy fácil: los medios de producción en la sociedad latinoamericana están en manos de una ínfima minoría, de los explotadores. Observen cómo está repartida la tierra en América Latina. Según datos oficiales que no reflejan ni mucho menos la verdadera situación. 7 millones de pequeñas economías campesinas disponen de 11 millones de hectáreas, mientras que 600.000 terrate-nientes acaparan 288 millones de hectáreas. Además, hay 16 millones de obreros agrí-colas que no tienen ni tierra donde caer muerto. ¿Cuál es el  panorama en  algunos-nos  países? En Venezuela, el 86% de las tierras fértiles es propiedad de un grupo de terratenientes; en México. 2.5 millones de campesinos disponen  de  80 millones de hectáreas, mientras que 9.000 terratenientes, 90 millones. Hay en este país más de 3 millones de campesinos sin tierra. En el Salvador menos de 1 % de haciendas agrícolas tienen más del 46%  de las superficies laborables; algunas haciendas cuentan con 30  mil hectáreas; en Honduras más de 60 mil familias campesinas carecen  por  completo  de tierra; en Costa Rica, el 43% de las familias cuentan sólo con el 3% de la tierra laborable; en Nicaragua, el 1% de terratenientes disponen del 40%  de la superficie laborable.

Parece ser que para hablar de las relaciones que se establecen entre los hombres en la producción, hay que saber primero a quién pertenecen los medios de producción. Las relaciones de producción dependen de la propiedad de los medios de producción.

Unos ideólogos burgueses, como por ejemplo, el profesor argentino Bustos Fierro, afirman que la propiedad  privada  es  patrimonio  indiscutible  del ser humano. Otros, disfrazando este concepto, declaran que la propiedad es el poder del hombre sobre  las  cosas. En realidad, el objeto sólo se convierte en propiedad cuando los hombres, en el proceso productivo, establecen entre sí relaciones sociales. La propiedad se puede comparar al idioma. Este, como producto de un sólo hombre es un absurdo, pues en este caso no tendría con quién hablar. Lo mismo ocurre con la propiedad: no existe fuera de las relaciones sociales.

La propiedad privada sobre los medios de producción engendra relaciones de explotación. La propiedad social configura relaciones de cooperación laboral. De las formas de propiedad dependen, tanto la posición de diversos grupos sociales en la producción, como la distribución de los productos que produce el hombre.
Cómo se relacionan y cómo actúan conjuntamente las fuerzas productivas y las relaciones de producción?

Finalizó II Curso de Formación en MPPRRIJP ¿Qué haremos ahora?

(Caracas, 29-11-2013) Finalizó el Módulo introductorio del II Curso de Formación Política e Ideológica que dictó la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón en el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, espacio abierto por iniciativa de la Dirección General de Asuntos Políticos y Sociales de la institución, que en esta edición inició con más de 30 participantes y alcanzó su jornada final este 28 de noviembre.

A este grupo de servidoras y servidores públicos se sumarán los participantes del I Curso realizado el pasado mes de octubre para conformar el equipo político nacido de las bases del Ministerio, con el objetivo de afianzar y continuar permanentemente el camino de la autoformación y de esta manera generar estrategias de transformación revolucionaria dentro de la Institución.

Entre las conclusiones más relevantes, nacidas del mismo ejercicio de participación, se encuentra el reconocimiento de una realidad que debe dejar de ocultarse: estamos rodeados de elementos opositores en todas las instancias del Ministerio. Una situación que a todas luces ralentiza la consolidación de la nueva ética revolucionaria, disminuye la efectividad en la aplicación de las políticas del Gobierno Bolivariano, afecta las decisiones ejecutivas tomadas por el Ministro, dificulta el combate contra la corrupción, la disminución de la burocracia, la eliminación de las gestorías, entre muchas otras tareas que tienen que ver con el éxito de la gran Misión A Toda Vida Venezuela, que es, en síntesis, la razón de ser del Ministerio.

Pero como “saber lo que no sabemos ya es un gran conocimiento” y diagnosticar uno de nuestros males más crónicos es el primer paso hacia la sanación, la liberación está un paso más cerca. El escalón que hemos avanzado hacia la ética revolucionaria, contrastada con la nefasta ética burguesa instalada en las actitudes y hábitos de una mayoría de quienes integran las filas de nuestra Institución. La tarea que tenemos a partir de este momento es revertir esta correlación de fuerzas.

Los cuadros en formación que asistieron de manera constante a los dos cursos realizados hasta ahora recibieron clases de Materialismo Histórico; Socialismo Bolivariano; Historia de Venezuela; PSUV, Partido de la Revolución; Plan de la Patria; Imperialismo, Economía Política y Ética Revolucionaria, además de actividades y conferencias especiales como los Vértices de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, Foro de Identidad, Soberanía y Defensa, Geopolítica y Tránsito del Capitalismo al Socialismo. Con esta inducción básica a la teoría revolucionaria, queda de nuestra parte fortalecer un movimiento de cuadros que apoye la transformación necesaria para avanzar cualitativamente y de manera acelerada hacia el Estado Comunal. La Escuela de Formación Argimiro Gabaldón, como brazo extendido del Sistema Nacional de Formación del PSUV, continuará acompañando este proceso y garantizando la profundización de la formación.

Los espacios para interactuar en el marco de este proyecto son reuniones presenciales entre los integrantes del equipo político, en las que se debaten temas concernientes a la Misión de la Institución, la aplicación y puesta en marcha del Plan de la Patria desde las competencias del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores Justicia y Paz, la irradiación de la ética revolucionaria para reemplazar la concepción burguesa que predomina en los servidores públicos, el dilema de la formación política para la defensa de la revolución, entre otros temas de necesaria profundización en los que este equipo deba asumir una posición y acción necesarias. Y un espacio virtual complementario para compartir, interactuar, informarse y debatir es este blog. www.socialismorevolucionarioenmpprrijp.blogspot.com. También la EFAG pone a su disposición la página Web: www.boletinefag.imolko.com. Sus inquietudes y aportes al correo electrónico formacionpoliticaeideologica@gmail.com

Queridos camaradas y compañeros de lucha: a participar. No por el hecho de tener el poder político, significa que la revolución esté segura. Necesita de todos nosotros pues el Capitalismo se hace más fuerte en su etapa Imperialista, al oscurecerse más la hora final de su noche en éstos, sus postreros tiempos. (FIN: Armando Robledo)

Identidad, Soberanía y Defensa Nacional

(Caracas, 18/11/2013, Prensa EFAG).- En el marco del Plan de Formación Política e Ideológica adelantado por el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, se llevó a cabo el video foro “Identidad, Soberanía y Defensa Nacional”, moderado por Martha Benavides, Socióloga y Abogada; y Rigoberto Rosales, Agrónomo; los dos servidores del Instituto Geográfico Venezolano Simón Bolívar, IGVSB, Institución donde nació la iniciativa de este espacio de reflexión para comprender la posición de Venezuela en la geopolítica mundial y la necesidad de defender nuestra soberanía.

En el video presentado el Ingeniero Agrónomo Sergio Rodríguez Adam, Presidente del IGVSB, ofreció un recorrido histórico por la geopolítica, destacando el nacimiento del mundo Bipolar luego de la II Guerra Mundial, pasando luego al mundo unipolar, el crecimiento de Europa, su unión y consecuente alineación con los Estados Unidos. Llega luego a la historia contemporánea en la que nacen el Mercosur, Unasur, entre otras formas alternativas de asociación, que han garantizado alianzas entre economías fuertes.

Tal es el caso de BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Un amplio elogio a la naturaleza venezolana, nuestros recursos naturales y, por supuesto, el hecho de tener las más grandes reservas certificadas de petróleo del mundo, que hace de nuestro país, el epicentro de desarrollo más importante del planeta. (Ver: Crisis de la Hegemonía Capitalista)

Esta tesis es reforzada en el mismo video por el economista Fernando Travieso, quien explicó de una manera breve pero muy clara la relevancia del petroleo como la única fuente de energía en la actualidad que no tiene sustituto. ¿Por qué? Sencillo. Porque es la que consume menos cantidad de energía para producir la energía que se utiliza. Es una ecuación básica de la energía en el mundo. Por otra parte, si el planeta consume más petróleo del que descubre, las reservas bajan. Este fenómeno se empezó a dar hace 33 años. Y como consecuencia, los grandes consumidores de energía centran su mira en los países con grandes reservas de energía. ¿Como cuál? Exacto. Venezuela. Se hace obvio que todos los argumentos con los que atacan a la revolución bolivariana son producto de la presión ejercida por las fuerzas de las potencias que pretenden controlar las reservas de petróleo de nuestro país. Es simple, salvaje, pero sencillo. Así que si ya sabemos que tenemos las reservas certificadas de petróleo más grandes del planeta y desde hace más de 30 años las reservas mundiales del hidrocarburo vienen disminuyendo, es necesario prever que la presión de las potencias sobre el Gobierno revolucionario, para apropiarse de nuestra fuente de energía, aumentará conforme dichas reservas se hagan más escasas.

Al finalizar el video, Marta y Rigoberto dirigieron el foro hacia la necesidad de defender la revolución bolivariana. “Lamentablemente las instituciones del Estado continúan infiltradas por elementos de derecha que no permiten la verdadera transformación de la sociedad, hacia el socialismo”. Aseguró la socióloga Benavides. Y por esto es de gran importancia continuar fortaleciendo la formación para servidores públicos, pues los verdaderos revolucionarios debemos conocernos y reconocernos en todos los espacios para identificar la contrarrevolución y neutralizarla. Eso sí, con la fuerza de la verdad y las ideas. 

Por su parte, Rigoberto Rosales estableció la relación de este espacio y su contenido, con el Plan de la Patria. Este foro se enmarca en un momento coyuntural importante, pues fortalece el conocimiento del Plan de la Patria y como los objetivos estratégicos se implementan en las unidades territoriales de cara al momento histórico electoral que se avecina.

El Foro se realizó como parte de la programación académica del II Curso de Formación Política e Ideológica, iniciativa de la Dirección General de Asuntos Políticos y Sociales del MPPRIJP, por medio de la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón, adscrita al Sistema Nacional de Formación del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV. (FIN: Armando Robledo)

Textos de Formación Política No. 1. Introducción

INTRODUCCIÓN

El pensamiento humano ha estado buscando largo tiempo, con tenacidad, una explicación de la desigualdad existente en la sociedad: por qué unos pasan hambre y humillaciones, aunque trabajan toda la vida, y otros viven lujosamente sin mover un dedo.

Las mentes más preclaras de todos los países han tratado de comprender la historia de la sociedad: creaban diversas teorías filosóficas, formulaban ideas de protesta, pintaban fantásticos cuadros de una sociedad ideal en los que reflejaban la fe popular en el triunfo de la justicia. Sin embargo, la falta de conocimientos científicos y el relativo infradesarrollo de las relaciones sociales, hasta los umbrales mismos del siglo pasado, impedían desentrañar las verdaderas causas del progreso social.

El terreno para comprender desde un punto de vista científico la naturaleza y la evolución de los sistemas sociales estuvo preparado para comienzos del siglo XIX. A las cuestiones planteadas por la práctica y el pensamiento social de aquel tiempo, daría respuesta la doctrina de Carlos Marx. Fuente de la teoría de Marx —el marxismo— serían la filosofía alemana, la economía política inglesa y el socialismo utópico francés. De este modo, el marxismo será desde su origen el resultado y la síntesis de la ciencia mundial relativa a la sociedad.

Fueron F. Hegel y L. Feuerbach destacados representantes de la filosofía clásica alemana. El mérito de Hegel radica en que elaboró la teoría del desarrollo: la dialéctica. Sin embargo, esta teoría era limitada, pues el propio Hegel consideraba que no eran la naturaleza y la sociedad las que se desarrollaban, sino cierta idea absoluta, principio y causa del mundo. Feuerbach por el contrario, demostraba que a la naturaleza se la podía explicar desde ella misma sin recurrir a conceptos místicos y anticientíficos sobre la idea absoluta.
Pero los puntos de vista de Feuerbach eran también de cortas miras. No comprendió la enorme trascendencia de la teoría hegeliana ni supo aplicarla para analizar la naturaleza y la historia. Empero, la dialéctica de Hegel y el materialismo de Feuerbach contenían ideas científicas racionales que serían punto de partida de la filosofía marxista.
En el campo de la economía política fueron precursores del marxismo los economistas ingleses A. Smith y D. Ricardo. 

Tras demostrar que la fuente básica de todas las riquezas de la sociedad es el trabajo, sentarían las bases de la economía política científica.
L. Saint-Simon, Ch. Fourier y R. Owen —grandes socialistas utópicos franceses del siglo XIX — sometieron a una crítica implacable el régimen capitalista y trazaron planes de una sociedad ideal, libre de la explotación. Los socialistas utópicos creían ingenuamente que el camino hacia un régimen ideal consistía en instruir la sociedad y transformar la moral de los explotadores.

No obstante, sus doctrinas contribuyeron a crear la teoría del socialismo científico.
C. Marx y su amigo y correligionario F. Engels fueron no sólo continuadores de las doctrinas de sus precursores, sino que las elaboraron críticamente, creando una nueva ciencia.

PARTES FUNDAMENTALES DEL MARXISMO

Para transformar la sociedad se requiere una concepción científica del mundo. Por eso una de las partes fundamentales del marxismo es la filosofía: ciencia sobre las leyes más generales de la evolución de la naturaleza, la sociedad y el conocimiento. Sin embargo, saber dichas leyes no es suficiente para entender por qué a un régimen social le sucede otro. Está probado que de todas las relaciones sociales, un lugar primordial corresponde a las relaciones económicas o de producción. Por eso otra parte fundamental del marxismo es la economía política: ciencia del desarrollo de las relaciones de producción. La tercera parte fundamental del marxismo es la teoría del socialismo científico. Basándose en la filosofía marxista y en la economía política marxista, revela las causas que provocan el derrumbamiento del capitalismo y las leyes generales del surgimiento y desarrollo de la sociedad socialista, exenta de toda explotación del hombre por el hombre.

Se habrán dado cuenta que al hablar de las partes integrantes del marxismo, hemos añadido la palabra «fundamental». Ello se explica porque el pensamiento marxista no se ha limitado a la filosofía, la economía política y las doctrinas sobre el socialismo, sino que efectuó una revolución en todos los campos del saber relativos a la sociedad: la historia, la ética, la estética, el derecho, etc.

Hablando con rigor, todas estas ramas del saber y muchas más adquieren un auténtico carácter científico sólo cuando hacen suya la metodología marxista, o sea, cuando abordan, desde un punto de vista marxista, el estudio de los fenómenos sociales.
De este modo, el marxismo es un sólido sistema de criterios científicos sobre las leyes generales del desarrollo de la naturaleza y la sociedad, sobre el triunfo de la revolución socialista, sobre las vías para construir el socialismo y el comunismo.
Al estudiar el marxismo hay que recordar siempre que es un sistema coherente: todas las partes que lo componen están indisolublemente ligadas entre sí.

Los pensadores del pasado se esforzaban por crear teorías completas que, según ellos, dieran respuestas definitivas a todas las cuestiones. Más, ¿cómo puede una teoría prever todos los casos de la vida? Como sabemos, la realidad que nos circunda se desarrolla sin cesar y el conocimiento humano se enriquece continuamente. Si la teoría no considera los hechos nuevos que tienen lugar y se convierte en un sistema de dogmas anquilosados, se desentiende de la vida, se convierte en inútil e incluso en nociva, ya que no ofrece un cuadro certero de la realidad.
Por eso la teoría siempre debe fundarse en la práctica.

Todo intento de crear teorías omnímodas, acabadas, estaban condenadas de antemano al fracaso. Transcurrían los años y dichas teorías morían junto con la época que las engendraba, desaparecían con la clase cuyos intereses expresaban. Sólo las ideas que reflejaban objetivamente la realidad pasaban al acervo del pensamiento social, adquirían ulterior desarrollo en nuevas teorías que expresaban las necesidades de la práctica.
Entre los siglos XIX y XX la historia entra en una nueva época. Se aproxima la revolución socialista, cuya inevitabilidad demostrarían los fundadores del marxismo. Urge la necesidad de impulsar de manera creativa el marxismo. Esta gran misión histórica la cumple Vladímir Ilich Lenin.

En lucha contra los dogmáticos que consideraban el marxismo como doctrina anquilosada, Lenin discernió la práctica de la nueva época histórica y la  importancia filosófica de los  grandes descubrimientos científicos y enriqueciendo con nuevas ideas la ciencia de Marx. Investigó las leyes del imperialismo, como fase superior del capitalismo, elaboró la teoría de la revolución socialista, la estrategia y la táctica del movimiento obrero internacional y la teoría relativa al partido. Tras sintetizar las primeras experiencias de las trasformaciones socialistas, creó la teoría referente a las vías para construir el socialismo y el Comunismo. Lenin desarrolló todas las facetas del marxismo, poniéndolo
a un nuevo nivel. Por eso hoy nos referimos al marxismo-leninismo.

Ha pasado medio siglo de la muerte de V. I. Lenin. En este período han habido transformaciones gigantescas en la vida de la humanidad, ha cambiado bruscamente la correlación de fuerzas entre el socialismo y el capitalismo. Al escenario mundial han salido pueblos que se sacudieron el yugo colonial. 

Nuevas condiciones demandan desarrollar el marxismo-leninismo. Las perspectivas del
desarrollo mundial se hacen más claras a la luz de la gran ciencia sobre las leyes del desarrollo de la sociedad humana, ciencia que hoy siguen generalizando los partidos revolucionarios y obreros de todo el mundo con su actividad práctica y teórica.

EFAG iniciará ciclo de formación política para Frente de Trabajadores de CONATEL

(Caracas, 14/10/2013, Prensa EFAG).- Este lunes 14 de octubre se llevó a cabo una reunión en la Comisión Nacional de Telecomunicaciones en la que participaron integrantes del Frente de Trabajadores de Conatel y algunos directivos de la institución con el objetivo de integrar el trabajo político de este colectivo con la propuesta de la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón.

Una conversación en la que Ulianov Niño, Director General de la EFAG, hizo un análisis sucinto del proceso revolucionario y la necesidad de la formación para su consolidación. “Venimos a plantear nuestra disposición para ayudar, dar clases en un ciclo introductorio y generar un compromiso para apoyar ese trabajo político que ya el Frente de Trabajadores viene haciendo” recalcó Niño.

Siguió con una breve reseña de la EFAG y la presentación del curso. “Este es un curso introductorio. En una etapa avanzada el pueblo venezolano debería ser experto en el tema petrolero. Saber desde su composición química, hasta sus mecanismos de comercialización internacional.” Continuó Ulianov. Se puso de relieve la importancia de que la formación garantice que el PSUV se fortalezca y sea más crítico y participativo.

Temas como la historia vista como insumo fundamental para la transformación de la sociedad y un elemento adicional que es un Taller especializado en un área concerniente a la actividad de la institución. Todo lo anterior sin dejar de lado el aspecto primordial de la ética revolucionaria. Debe haber una relación directa entre lo que se piensa y lo que se hace. “Sin teoría revolucionaria no hay acción revolucionaria”.

“En CONATEL hay un grupo de trabajadores con quienes hacemos vocerías y el Frente de Trabajadores cuenta con 180 cuadros para desarrollar el curso. Dijo Ángel Fuentes, líder del Frente. En esa primera avanzada formativa podemos avanzar en el proceso de reestructuración de nuestro colectivo. El tema de la formación no puede ser esporádico. Dentro de la revolución nos vemos visto en aprietos por la falta de formación de cuadros. Queremos hace del frente de trabajadores un grupo de formación constante. Por el lugar donde se ubica nuestra institución en la evaluado que se está desviando la conciencia de los trabajadores de la institución y debemos recuperar la conciencia revolucionaria de nuestros compañeros. Puntualizó Fuentes. El curso iniciará en noviembre de este año. (FIN. Prensa EFAG).

130 integrantes de las milicias bolivarianas reciben formación política en Portuguesa

(Portuguesa,5/10/2013, Prensa EFAG).- Este lunes 30 de septiembre se llevó a cabo en la ciudad de Acarigua la instalación del II Curso de Formación Socio – Política para integrantes de la Milicia Nacional Bolivariana, que a partir de esta edición cuenta con la participación activa de la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón, institución que se encarga de la agenda política a desarrollar por los 130 participantes del curso.

Los cuadros seleccionados para esta segunda versión del curso son jefes de batallones milicianos de los estados Apure, Barinas, Portuguesa y Guárico, quienes recibieron con gran aceptación la inclusión de temas políticos en este espacio formativo.

Durante las 11 semanas que dura este curso, los 11 profesores de la EFAG asignados para atender a este colectivo, harán un recorrido por diversos aspectos políticos, todos ellos en torno al análisis y ejecución del Plan de la Patria, legado dejado al pueblo venezolano por el Comandante Hugo Chávez. Serán 4 horas semanales divididas en dos horas cada miércoles y jueves. La sede del Curso está en el Comando Vuelvan caras, en el municipio Araure. (FIN. Prensa EFAG)

EFAG en la III Mesa de Trabajo para la Construcción de Estrategias Económicas

(Caracas,02/10/2013, Prensa EFAG).- La Escuela de Formación Argimiro Gabaldón fue invitada a participar en la III Mesa de Trabajo para la Construcción de Estrategias Económicas, organizada por el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género, evento realizado en Caracas este miércoles y al que asistió el Director General de la EFAG, Ulianov Niño.

El objetivo de esta reunión es discutir diversas propuestas socio-económicas para acabar con la pobreza femenina. “El 70% de la poca pobreza que aún queda en Venezuela está representada por mujeres y por esto la estrategia de incluir a la mujer en la economía productiva es erradicar la pobreza”. Así informó Andro Moya,Director de Proyectos Productivos Especiales con perspectivas de género del Minmujer, quien también agregó que todos estos proyectos están ligados al Plan de la Patria, legado por el Comandante Hugo Chávez y al Gobierno de Calle.

Los sectores agrario, manufactura y servicios, son abordados poruna amplia representación de instituciones del Gobierno Revolucionario como el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura,Finanzas y Comunas, Corpollanos, entre otros.

Una conclusión de la actividad fue precisamente la deficiencia en la formación de las mujeres en temas necesarios para el desarrollo socio-productivo, para garantizar el éxito de los mismos. En ese sentido, Ulianov Niño apuntó que “en el proceso revolucionario es fundamental la formación específica y también de conciencia socialista. Y en el tema productivo dicha formación debe seracorde con la actividad económica que ellas realicen. La formación debe garantizar que con el apoyo a diversos proyectos no se repliquen las prácticas capitalistas. La selección de las beneficiarias de los financiamientos y el acompañamiento, incluida la formación, deben ser acordes con las necesidades de las mujeres y sus comunidades”.

La Escuela de Formación Argimiro Gabaldón se integra así al debate y acción para el avance de las políticas de inclusión y
desarrollo de la mujer como protagonista de la consolidación del socialismo.